NEURODIVERSIDAD

En la sociedad actual el tema de la diversidad ha ido tomando cada vez más fuerza, entendiendo que todos somos diferentes. Sin embargo nos falta mucho camino por recorrer y la mejor manera de hacerlo es a través del conocimiento y la comprensión. Hoy ya son comunes los términos de Diversidad Cultural, Diversidad Sexual, Biodiversidad entre otras.

Un tipo de diversidad menos conocida es la Neurodiversidad. Ésta se refiere a cerebros que están conectados y organizados de manera diferente. Tienen más neuronas y conexiones neuronales en unas áreas del cerebro y menos en otras. Asimismo los distintos centros cerebrales presentan una subconectividad o una sobreconectividad. Esto significa que los estímulos del ambiente pueden ser percibidos de manera amplificada o reducida. Al percibir de esta manera, el procesamiento y elaboración de la información también es diferente. Me imagino que se estarán preguntando qué significa esto. Aquí un ejemplo:

Si un ruido del ambiente se percibe de manera amplificada, el cerebro va a necesitar toda su energía en procesar esta información por lo que se pierde de percibir otras cosas, algunas fundamentales para su adaptación. Y si además percibo amplificado los estímulos visuales como las luces y los colores, entonces es probable que a mi cerebro se le acabe la energía y la manifestación de esa situación puede resultar en una conducta desadaptativa como una rabieta en un niño o niña o una conducta agresiva o incomprensible en un adulto.

Sin embargo esa percepción amplificada puede derivar en una aguda sensibilidad musical, con la cual se podrían crear piezas musicales excepcionales. Entonces el principio básico de este modelo es el de descubrir y potenciar talentos en vez de centrarnos en los déficits. De esta manera vamos a entender estas condiciones como un aporte para la sociedad y además desde una perspectiva más humana.

Las personas con diferencias neurológicas como el Déficit Atencional y la Condición del Espectro Autista son consideradas como disfuncionales y discapacitadas bajo el modelo médico de salud mental. Y así nos encontramos con déficits en la atención, en el lenguaje, en las habilidades sociales, de comunicación, sensoriales, motoras, , entre muchas otras. Esto no significa que no debemos abordar estas dificultades, pero si ponemos el foco en el déficit, el mensaje que les estamos transmitiendo a las personas con estas condiciones neurológicas y a la sociedad en general es que algo malo hay en ellos que deben cambiar. Si en cambio, trabajamos en descubrir, desarrollar y potenciar sus talentos, que sin duda existen, vamos a mostrarles que aunque sean distintos, tienen mucho que aportar. Y cuando hablo de talentos, no me refiero a grandes genios necesariamente. Un talento también es ser noble y leal.